De Ryan a Garoña

03.08.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

A Sam Shepard, que me llevó a París, Texas.
El Gobierno en minoría de Mariano Rajoy lo ha vuelto a hacer, lo sigue haciendo, como lo hicieron los anteriores gobiernos, tanto del PP como del PSOE, rehenes todos de la locura aldeana que vive España. Moncloa ha vuelto a ceder a los chantajes nacionalistas, en este caso vasco, y ha decretado el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña, situada al norte de la provincia Burgos y paralizada en 2012, aunque el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear) había dado el visto bueno a su reapertura para aprovechar la vida útil de la instalación energética.
El cierre de la central va más allá de su producción eléctrica, pequeña, o de las mil familias que se van a ver afectadas, porque sobre todo demuestra la inestabilidad social y política en la que nos movemos y la falta escandalosa de un plan energético nacional serio, previsor y suficiente para garantizar el suministro sin tener que depender, por ejemplo, de la energía eléctrica francesa€ de origen nuclear.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies