Una lata de bonito

20.06.2017 | 04:45
Juan Mari Montes

Hacía siglos que no recibía una carta y de repente el viernes apareció una en el buzón de casa, como un tesoro oculto entre resguardos de facturas bancarias y la habitual selva de publicidad.
Me refiero a una carta de las de entonces, las que nos pellizcaban el corazón, de puño, letra y caligrafía entrañable en el remite y el oportuno sello ensalivado en una esquinita, en este caso, un precioso elefante y su cría realizado mediante papiroflexia, mucho más chulo que el de Barceló de nuestra plaza, y que ha ganado el primer premio en el III Concurso de Diseño 2016. Una obra de Eduardo M. Gea Martínez.
Mi amiga Arantza, que sabe lo que a uno le gusta desde la más remota adolescencia, decidió regalarme esta sorpresa, aprovechando mi tropecientos cumpleaños y que debía estar hundiéndome en la miseria comprobando como se me agota el tiempo. Dentro, junto a una tarjeta escrita con afecto, incluyó un regalo, de esos que ella se gasta, tan sui generis: Una lata de bonito del norte con aceite de oliva envasada en Bermeo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies