Extravagancias funerarias

28.05.2017 | 04:45
Román Álvarez

La capacidad de sorpresa no llega a agotarse nunca. Uno creía que ya lo había visto todo hasta que de pronto aparece una noticia a medio camino entre lo serio y lo grotesco. Hubiera sido más propio comentarla en las vísperas de los Fieles Difuntos, pero es el caso que esta misma semana ha abierto sus puertas en Valencia la Funermostra, feria funeraria por excelencia, que congrega a más de un centenar de expositores procedentes de diez países.
En ella se ofrece todo tipo de artículos e implementos relacionados con el último viaje, desde ataúdes ecológicos en mimbre, cartón y otros materiales biodegradables que contribuyen a aminorar los problemas medioambientales, hasta los más lujosos arcones con incrustaciones de cristales Swarovski en la tapa, pasando por urnas digitales interactivas con conexión wifi y diversas aplicaciones al servicio de familiares y amigos del finado. Y hasta joyas de recordatorio con huellas dactilares en láser. Entre las novedades más destacables se encuentra este año el féretro tallado en madera con la forma del estadio Bernabéu. No me digan que no es todo un homenaje a la sentida afición-pasión que en vida sintiera el difunto por su eterno (nunca mejor dicho) club de fútbol. El difunto, merengue hasta más allá de la muerte, reposa la cabeza en un cojín con el escudo del Real Madrid primorosamente bordado en blanco, al igual que el resto de la tapicería de la caja mortuoria. El capricho oscila entre los doce mil y los veinticinco mil euros, para quien pueda permitírselo de su propio peculio o del de sus deudos. Lógicamente, la artesanía, las maderas nobles y los caprichos tienen su precio.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies