De todo, como en botica

28.05.2017 | 04:45
Santiago Juanes

Ochocientos años. Ocho siglos, los de nuestra Universidad de Salamanca, tiene el oficio de farmacéutico, me contó esta semana Jesús Aguilar, presidente de los farmacéuticos españoles, los boticarios, profesionales cotizados en el mundo entero por su formación y de ahí que las farmacias puedan ir más allá de la sola expedición de medicamentos, haciendo bueno aquello de hay de todo como en botica. Les pregunté a Raquel Martínez, presidenta de los boticarios de la Comunidad, y a Carlos García, el de los salmantinos, por los prospectos, porque los que somos hipocondríacos es leerlos y caer en el abismo del terror, contar los días que nos quedan. Me respondieron que lo mejor es acudir al profesional, lo cual me alivió: soy de los que se ponen en lo peor cuando los leo o consulto algo en internet. Siempre me pongo en lo peor y sí, tengo la manía de leer la información de los medicamentos después de desplegar el papel dobladito en la que vienen y de echarme las gafas de ver de muy cerca a los ojos, que la letra es muy chica, y lo paso mal, entre otras cosas por la manía de avisar de los porcentajes de población a la que puede afectar los efectos secundarios, donde siempre me veo. Vale que las farmacéuticas se curan en salud de cara a una denuncia, pero meten el miedo en el cuerpo hasta el tembleque. Por cierto, a pesar de la cantidad y densidad de la comunicación científica del congreso regional celebrado en Salamanca, nadie supo responderme por qué abrimos la caja de las pastillas „tal nombre no existe en farmacia, son grajeas o píldoras, me explicaron„ siempre por el lado del prospecto, con lo que estorba, obligando a cerrar las solapas de la caja y abrir las del otro lado. Todo esto exige de un comité de sabios boticarios y expertos para el próximo congreso, que los de este ya han tenido lo suyo: Juan Carlos Santos Durán, Blanca Santos, María José García, María Luisa Martín, Amelia Sánchez-Abarca, Ana Martín Suárez...entre los anunciados propios, o como Badiola, aquel veterinario que tanta fama alcanzó con lo de las vacas locas el siglo pasado.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies