Cuidado con lo que funciona

09.05.2017 | 04:45
M. Vicente

No entiendo la polémica en torno al famoso cocinero del programa televisivo "MasterChef". Y no la entiendo, porque en cualquier profesión, tan importante como lo que se aprende en las aulas, bien sean de una escuela de cocina o de una universidad, es la práctica en un trabajo, el contacto directo y sin edulcorantes con la realidad compleja de cualquier profesión.
El cocinero de la polémica tiene toda la razón del mundo. Cualquier alumno de una escuela de hostelería estaría encantado de hacer las prácticas o aprender en los fogones al lado de "un estrella Michelín", aunque por ello tuviera que pagar. Otra cosa bien distinta es si hay un abuso por parte del empresario, como puede ocurrir en cualquier otro sector o que las prácticas deban estar reguladas de alguna manera, que yo entiendo que sí deben estarlo para evitar malos entendidos o condiciones abusivas.
Este debate, que a mí me parece bastante absurdo, tiene un aspecto muy negativo para los que buscan aprender de verdad y con ganas un oficio.
Corremos el riesgo de que ante la polvareda levantada, sobre todo a través de las redes sociales que una vez más han demonizado a los que crean empleo, muchos empresarios prescindan directamente de los "alumnos". No hay que olvidar, y algunos también sabemos de lo que hablamos porque en algún momento fuimos becarios aunque remunerados, que una cosa es la enseñanza teórica y otra bien distinta es la práctica. Y cuando se sale de una facultad, de una escuela o de una academia aunque sea de la de conducir, tenemos mucho que aprender, poco que ofrecer y metemos mucho la pata. Es decir, que por regla general, es mucho más lo que recibimos, que lo que podemos dar.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies