El milagro educativo

07.05.2017 | 04:45
Román Álvarez

El milagro al que me refiero se ha obrado en Estonia. Lo pude comprobar tras una visita a ese pequeño y frío país del norte de Europa. Estonia, asociada a Letonia y Lituania, se nos presentaba en la enciclopedia escolar como parte de una misma unidad bajo el epígrafe geográfico y político de Repúblicas Bálticas Soviéticas. Comunistas, por supuesto.
En España llevamos años y años de cambios educativos a todos los niveles (para los de mi generación desde Villar Palasí, que trató de limar lo más abrupto de las rémoras franquistas) y, a juzgar por los resultados, cada una de las subsiguientes reformas ha sido peor que la anterior. Cada ministro del ramo ha sentido la tentación de asestar su propia impronta y perpetrar sus más o menos peregrinas ocurrencias. Y así nos va. Los dos partidos mayoritarios tuvieron tiempo sobrado de ponerse de acuerdo en algo fundamental para el progreso del país y no fueron capaces de consensuar unos mínimos principios. A punto estuvieron de lograrlo en la segunda legislatura zapateril, pero el PP veía ya inminente la catástrofe del PSOE –le había estado minando concienzudamente el terreno preparando con esmero el advenimiento de Podemos para partir en dos al socialismo„ y prefirió esperar a que el ministro Wert diseñara una ley que tuvo el extraordinario mérito de no gustar a nadie. Ni siquiera a los suyos.
Pues bien, a modo de ejemplo está Estonia, que en algunos aspectos educativos ha desbancado a Finlandia, país al que teníamos por modelo. Así ha sucedido en el último informe PISA, en el que Estonia dio la campanada: tercero en ciencias, sexto en comprensión lectora, noveno en matemáticas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies