Lo difícil que es el FÀCYL

27.04.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

A propósito del estupendo y completo reportaje de apertura que B.F.O firmaba ayer en LA GACETA sobre el Festival Internacional de las Artes de Castilla y León (FÀCYL) y su cambio de fechas de celebración, sólo me deja un lamento: qué tristeza, otra más; qué tristeza, qué impotencia, y qué derroche para nada. O para poco. El FÀCYL, cuya primera edición se celebró en el 2005 con la friolera de seis millones de presupuesto, ha sido desde un principio una apuesta festivo-turístico-cultural errada por la única razón de que el Festival nunca ha tenido un objetivo y sólo ha pecado de la megalomanía de sus "directores", desde aquel Guy Martini que movió él solito 16,5 millones de euros en las primeras cinco ediciones -cualquier tonto comprenderá que es mucha pasta para tan pobre repercusión- a Calixto Bieito o al actual Carlos Jean. En total, las doce ediciones celebradas han gastado, han malgastado casi 30 millones de euros, un dineral para un festival que se ha mostrado de medio pelo y que lo único que ha dejado ha sido una horrible placa de bronce con una horrible rana situada en el suelo de la Plaza, junto a la fachada, y que debe conmemorar la mediocridad de los tiempos que nos han tocado padecer, como lo refleja el hecho de que el principal objetivo "cultural" salmantino sea sólo uno: vender más y más vinos, y más y más tapas. "Bienvenidos al pancetódromo". Welcome to Pancetown.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies