Historias de aguas

24.04.2017 | 00:26
Historias de aguas

Seguramente todos ustedes ya saben por qué a la fiesta que celebramos hoy en Salamanca se la conoce desde tiempo inmemorial como Lunes de Aguas. No he venido yo hoy a esta página de LA GACETA para descubrirles la pólvora y sería sin duda un desprecio a su inteligencia explicar a los lectores la historia que dio origen a una de las fiestas populares más curiosas que existen en España. Pero mientras estaba preparando esta reflexión semanal, he caído en la cuenta de que en este lunes, y en los días que le han antecedido, las aguas están teniendo protagonismo entre las cosas que se mueven en este país y se convierten en temas de conversación en los bares. Hoy es Lunes de Aguas, sí, pero no solo por todo aquel ritual que se enraizó en Salamanca tras el decreto de Felipe II. Hay muchas más aguas que están dando que hablar, y más oscuras que claras.
De turbulentas se podrían calificar las aguas que corren bajo el puente del Partido Popular por Madrid. No podrían imaginar Simon y Garfunkel que cuando compusieron su eterno baladón en 1970 estaban al mismo tiempo escribiendo el guion de la crisis que se ha reproducido y aumentado en la formación de Génova tras el último caso destapado que ha llevado a calabozo al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. Qué ironía del destino: fue en la gestión de la empresa que administra el ciclo del agua en Madrid donde se ha incubado la nueva crisis de credibilidad de la estructura regional del partido, que vive con el agua al cuello. Su expresidenta, Esperanza Aguirre, intentó el jueves poner un dique a la avalancha que se les venía encima y terminó emocionalmente arrollada. Las imágenes y sonidos de su comparecencia ante los periodistas tras declarar ante la Audiencia Nacional como testigo por el caso Gürtel ya han dado todas las vueltas posibles en estos últimos días, en una escena que terminó con lágrimas de pura decepción. Habrá quien viera pose en el llanto contenido de la lideresa, pero en mi opinión, la detención del que fuera tantos años su número dos podría ser el único desastre político que pudiera derribar la habitual firmeza de la "lideresa" popular. De fondo bien podría sonar la canción que dice: "Cuando estés abrumado / y te sientas pequeño / Cuando haya lágrimas en tus ojos, / yo las secaré todas / Estoy a tu lado. / Cuando las circunstancias sean adversas / Y simplemente no encuentres amigos / Como un puente sobre aguas turbulentas / Yo me desplegaré". En ausencia de Art Garfunkel, la duda estribaría en quién está cantando esta florida versión ampliada del "Luis, sé fuerte".
Han circulado estos días otras aguas menores, y me refiero, que nadie se confunda, a corrientes de menos importancia. Como las que figuradamente bajan por la Rambla de la Ciudad Condal, donde la gente del Fútbol Club Barcelona llevaba hasta ayer unos cuantos días haciendo agua, más o menos desde que su entrenador anunciara su propósito de marcharse a final de temporada a tomar las aguas a otra parte. Los vecinos de Vega de Tirados me dicen que también quieren ser mencionados en esta relación al celebrar sus tradicionales fiestas del Cristo de las Aguas. Estas y otras historias mencionadas serán pronto agua pasada que dejará de interesar.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies