El numerito del trampabús

23.04.2017 | 04:45
Román Álvarez

Otra vez con los dichosos autobuses. ¿A qué viene tal fijación con ese tipo de vehículos? Cuando yo era niño y desde el pueblo nos desplazábamos en un autobús –entonces llamado coche de línea„ dando tumbos a la capital, la máxima aspiración era viajar al lado del conductor y así seguir de cerca sus tejemanejes con los distintos mandos y, de paso, ver la carretera desde esa atalaya privilegiada. La mirada iba fascinada desde los instrumentos del salpicadero hasta la palanca de cambios, el volante y los sincronizados movimientos de los pies sobre los pedales. Corría el cuento de que en otro lugar próximo todos querían ir sentados al lado del conductor, y tan pesados se pusieron que hubo que fabricar un autobús atravesado para dar cumplimiento a los deseos de los viajeros.
Ahora, por segunda vez en poco tiempo, vuelve a recorrer las calles un bus tan polémico o más que el anterior transfóbico de "Hazte oír". En esta ocasión lo singular de la ocurrencia se refleja en las serigrafías de personajes que adornan el exterior del vehículo. Sobre la carrocería aparecen en mezcolanza políticos, gente de negocios y periodistas. Y entre ellos, unos ya condenados, otros imputados y otros que simplemente pasaban por allí, porque ninguna causa está abierta en su contra. Puro odio hacia quienes no solo no les bailan el agua a los autobuseros, sino que afean públicamente sus trapisondas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies