La Resurrección

16.04.2017 | 04:45
La Resurrección

Aquí resucitaron también María de Moctezuma, marquesa de Almarza, cuando un criado quiso extraerle el anillo, y aquella mujer a la que devolvió a la vida San Vicente Ferrer aunque, sin embargo, ella prefirió continuar muerta. Supongo que también regresó a la vida aquel operario de la Catedral al que le cayó encima una buena piedra, que se expone en una de las naves de la Seo. En otra, se muestran algunos milagros del Cristo de las Batallas, con algún Lázaro entre ellos.
Algo sabemos aquí de resucitados. A lo largo de la vida si no morimos y volvemos a la vida varias veces es que no hemos vivido: estamos "muertos" al subir corriendo una cuesta, regresamos a la vida con una buena comida, de las que resucitan a un muerto; de vez en cuando resucita el pantalón de campanas, que sale del fondo del armario y se mueren nuestros pueblos; la resurrección en las Urgencias médicas está a la orden del día. Algunos pueblos muertos todo el año resucitan en los puentes y en el verano. Esta Semana Santa daba gusto ver los de la Sierra de Salamanca, que es la sierra del vino, con árboles floridos y parras que comienzan a mostrar sus hojas. Lo vi hace unas horas en Miranda del Castañar, el Miranda de las Petronilas y "El Molino", de mis tíos Perfecto y Angelita, que durante décadas llevaron el ultramarinos del pueblo, el de Nieves de la "Fanega", que hace esos broches de botones charros y pollos serranos en tela que me fascinan, de su "Tahona" y su antigua cárcel convertida en bar donde hacen una tortilla espléndida y unas patatas meneás que te arrebatan el sentido, la del castillo en ruinas junto a la puerta de San Ginés, que era un primoroso calígrafo y da nombre a una posada de Miranda, no lejos de donde Asprodes abrió la suya, la Miranda de Fausto Cabezas, que nos enseñó a ir más allá del vaso de vino€ Aquí, en Miranda, hacían un hornazo que es una bolsa donde hay de todo y todo debe ser cortado y repartido a corte de charrasca, hasta el huevo cocido lleva su cáscara.
El huevo es uno de los símbolos de la resurrección, de lo eterno, como lo es la primavera, la Pascua. Mañana ofrecerán huevos al Cristo del Socorro en Fuenterroble, entre Los Santos y Guijuelo, por donde pasa uno de los caminos de Santiago, con la casa para peregrinos que abrieron Blas Rodríguez y los Amigos del Camino de Santiago del Sur o mozárabe Huevos y masa de pan, cocidos juntos, era el hornazo que se entregaba al predicador de la cuaresma el Lunes de Pascua, mañana: así comenzó todo. Ya está la provincia celebrando la Pascua con hornazos, que resucitaban este domingo por tradición en Cantalapiedra, Villarino, Mieza, Sobradillo, Béjar, La Vellés, Campo de Argañán, Aldea del Obispo, San Felices de los Gallegos€ además de en Aldeadávila e Hinojosa, donde los niños rodaban por la tarde el "huevo de las eras". En "El Deleitoso" de Lope de Rueda uno de los personajes exclama: "Norabuena vea yo aquella cara de Pascua de hornazos". Hornazo de huevos, como el que refería Serafín Estébanez Calderón, en sus Escenas Andaluzas, en 1847.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies