Un mundo lleno de trampas

13.04.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Vivimos en un mundo lleno de trampas. De hecho, este mundo está dominado por los tramposos de todo tipo y pelaje: mafiosos, corruptos, defraudadores, embaucadores, tahúres y comisionistas. De ellos es el reino del cielo de los negocios sucios; ellos dominan ese comercio planetario del dinero negro que viene a representar un montante de dos billones de euros anuales, algo así como dos campos de fútbol llenos de billetes de 50 euros hasta la altura de un hombre. Una cantidad respetable, que no se la gasta ni Paris Hilton en uno de sus días tontos.
En el fútbol siempre se ha movido mucho dinero negro y siempre ha habido trampas, sobre todo cuando un equipo con posibles se jugaba el ascenso o el descenso. El viejo método de salvación, todavía vigente en la actualidad, consistía en ponerle un piso al árbitro, un gasto que ni siquiera aseguraba la victoria, porque a veces el balón no entraba ni con tres penaltis a favor. Existía la alternativa, casi infalible, de pasarle unos fajos a los jugadores del equipo contrario, que eran capaces de meterse dos goles en propia meta, para no dilapidar la propina y para demostrar que de bien nacidos es ser agradecidos. Pero siempre había algún insolidario que se ponía en plan insobornable y podía arruinar la operación. Era complicado y la modernidad ha venido a facilitar las cosas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies