Díaz se queda sin un puntal

11.04.2017 | 04:45
M. Vicente

Carmen Chacón era hoy más necesaria que nunca para el socialismo español que vive sus horas más bajas. Era española sin renegar de su catalanismo, era catalana sintiéndose orgullosa de España.
Tal vez cuando Zapatero pensó en ella para ser la primera ministra de Defensa, diseñó su llegada a un ministerio tradicionalmente masculino como una operación de marketing. Pero ella no escatimó esfuerzo, horas de trabajo, entrega, constancia y valentía para despejar cualquier duda sobre la presencia de una mujer en un puesto de hombres. Se hizo respetar y se ganó el respeto de todos. Ni mucho menos fue una mujer florero entre tanto jarrón inútil e innecesario que adornó la política de José Luis Rodríguez Zapatero.
Pero Carmen Chacón fue fundamentalmente una socialdemócrata libre de toda sospecha. Se fue de la primera línea política, pero nunca abandonó su militancia activa en el socialismo. En la mayor crisis provocada por Pedro Sánchez, cuando éste se empecinó en que había una alternativa distinta a dejar que gobernara Rajoy, ella defendió que los socialistas debían pasar a la oposición. "Desgraciadamente hemos sacado un mal resultado y por lo tanto creo que los ciudadanos nos ha dicho claramente que nuestro lugar es la oposición", dijo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies