Un Cristo de poetas

03.04.2017 | 04:45
Un Cristo de poetas

La marcha de Victoriano García Pilo deja un notable vacío en la historia de la música de Salamanca. Fundó los coros Tomás Luis de Vitoria y Francisco de Salinas, nada menos, y fue organista de la Catedral. Actuó ante papas y otras celebridades. Llevó a Salamanca, su música y su historia por todo el mundo, y recibió a cambio el título de maestro, que le daban los alumnos, y la medalla de oro de la ciudad de Salamanca. Ha llegado su marcha al tiempo que volvía la interpretación del "Miserere" de Doyagüe y se multiplican las actuaciones musicales de Pasión, porque la Semana Santa no se entiende sin música. Hasta el silencio es música en las procesiones sin banda. Ayer, mientras Isabel Bernardo dialogaba en verso con el Cristo de la Agonía, crucificado, el órgano catedralicio echaba de menos a Victoriano. Su coro, acompañaba el acto, que presentaron Julián Alcántara y Francisco Javier Blázquez. No recuerdo cuál recordó el apoyo de don Victoriano al acto del "Poeta ante la Cruz". Ha dicho Bernardo que el Cristo de la Agonía lo es también de los poetas salmantinos; seguro que Cunquero o Escribano coinciden con ella. Unamuno tuvo más variedad y halló en el de Cabrera, en el Campo Charro, inspiración. Dejo a Román Álvarez, Julio de Manueles o la propia Escribano, la crítica del poemario, pues estuvieron allí. A mí todo me pareció solemne y místico.
En la Catedral se aprecian ya los preparativos para los desfiles procesionales. La Borriquilla está cerca de la puerta de Ramos, en las capillas se apilan los varales y algunas andas están dispuestas para cargar las imágenes y ser cargadas por los nazarenos. Contrastaba la paz catedralicia, a pesar de los visitantes, con el alboroto en la ciudad. Los fines de semana por la tarde la ciudad aparece alborotada desde la Puerta de Zamora o Plaza de España a la de Anaya. Turistas y vecinos pasean, miran, pasan el rato, alternan en los bares y cafés, hay quien se sienta en el suelo de la Plaza€Los de fuera compran hornazos para llevar, ajenos a que son alimento pascual y no cuaresmal, pero ya da lo mismo. Por este tiempo, las pupilas de la mancebía estaban recogidas y tenían prohibido ejercer, al tiempo que se las mortificaba con sermones de aparato, o sea, aparatosos, para que dejasen el lado oscuro de su vida. Me pregunto si cuando el líder orgánico de un partido habla no está pronunciando un sermón de aparato. O del aparato. Del partido, naturalmente. Esta semana viene Pedro Sánchez, al que se mortifica también con sermones de aparato desde el aparato del partido. Y me pregunto si ese 9% que no apoyó la presidencia de Alfonso Fernández Mañueco era o no del desalojado aparato del partido. El nuevo tiene también salmantinos, como Agustín Sánchez de Vega, María Jesús Moro, Salvador Cruz, Julio López, Eva Picado, Marcos Iglesias, David Mingo, Carmen Sánchez, María José Fresnadillo, Rosa Esteban, Carlos García Carbayo o Alejo Riñones.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies