Para músculo, el de Susana

28.03.2017 | 04:45
M. Vicente

Susana Díaz ya es Susana, como Lola Flores era simplemente Lola o Esperanza Aguirre se convirtió en Esperanza o Espe.
A la andaluza ya no le hace falta el apellido y que toda España sepa que ya ha cruzado Despeñaperros para conquistar a la socialdemocracia de siempre que se halla huérfana desde que Felipe González se retiró. Es verdad que en el acto de puesta de largo de Susana en Madrid también estaba otro expresidente del Gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, pero yo qué quieren que les diga, creo que su presencia era más una imagen buscada que una identificación de lo que quiere la lideresa que sea el PSOE.
A Zapatero lo considero el embrión de la deriva que ha tomado el PSOE en los últimos años. Y a Pedro Sánchez "hijo de" ese deambular errático de la izquierda que ha generado más odio, más división, más enfrentamiento y, en definitiva, un mayor retroceso para todos los socialistas.
El leonés aporta al PSOE de hoy porque fue capaz, contra todo pronóstico, de ostentar el poder.
Muchos de los que le conocen de cerca, incluida Esperanza Aguirre, dicen que es buena persona, pero un sabio me dijo un día que las monjas (en general) también son buenas, pero no valen para amas de cría. Pues eso, a José Luis le quedó demasiado grande el despacho del palacio de La Moncloa.
Rodríguez Zapatero edificó su gobierno en el buenísimo ideológico, que es esa creencia de que los problemas pueden solventarse a través del diálogo, la solidaridad y la tolerancias, vamos lo que él llamaba "alianza de civilizaciones" y en la mal entendida paridad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies