Amor a las armas

25.03.2017 | 04:45
José Antonio Bonilla

El amor es un sentimiento controlable –como saben los que han leído a Maeztu– Dios, de ser de otra manera, no hubiera mandado: "Amarás a Dios sobre todas las cosas". Hay gente muy enamoradiza. Conocí a un estudiante de químicas que se enamoró apasionadamente de Pepa Flores, no cuando la fotografió Ortega en cueros, sino cuando era Marisol, la niña prodigio. Nunca ocultó sus sentimientos. Tiene más mérito el que se enamoro de la Osa Mayor, un contrabandista polaco, luego, una famosa novela. Los más enamorados de las armas, en los últimos cuarenta años, han sido los etarras. Ahora, como se han hecho mayores y quieren una pensión del Estado al que ellos han combatido. Las armas que entregan tienen peor aspecto que los revólveres que vendía el chatarrero de la calle San Pablo para hacer lámparas.
Lázaro de Tormes llega a Toledo y se pone al servicio de un hidalgo que vivía en un caserón sin muebles, con la despensa sin nada que llevarse a la boca. Un cántaro desbocado con agua, sus provisiones. Se dispone a salir de paseo. Antes de poner la espada en el talabarte la mantiene en sus manos, mirándola con amor, contemplándola como se contempla un ser querido.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies