Llora Chana

24.03.2017 | 04:45
Santiago Juanes

A lo mejor Nino Sánchez debería tener ya calle en Salamanca, su Salamanca, como la Chana en Tejares, que no para de llorar disgustada por la ida de quien más le cantó. Una calle enchinarrada de estrellas y en Pizarrales, su barrio: "nací en la postguerra/ a la luz de un viejo sol/ en un barrio/ de pizarras y latón". A ese barrio iba dedicada, por ejemplo, "La canción del Pizarral", uno de sus primeros discos, cuando ya estaba fascinado por la "canción protesta" catalana conocida como nova cançó o canción de autor, un formato que le traería muchos problemas con la censura del régimen. Voz castellana, se le describía entonces, y lo era, y lo fue más cuando introdujo en su música elementos tradicionales. Fue un creador, un intérprete original y un innovador siempre preocupado por referencias de nivel, como Unamuno o Santa Teresa, y sobre todo interesado en su tierra, que era Salamanca y era Castilla, como se aprecia en "Juglares del Duero", primera colaboración discográfica con la cantante castellana Amparo García-Otero.
Nino Sánchez queda en la iconografía de los salmantinos con su melena y su guitarra apoyada en el muslo, sentado en un taburete, cantándole a la injusticia y el paisaje con su vozarrón: "cada fruta / tiene un dueño / cada pan / un panadero. / Cuánta distancia / cuánto camino / para matar al hambre / cuánto camino".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies