Y somos muy amables

20.03.2017 | 04:45
Y somos muy amables

Cuando estoy trabajando en asuntos rutinarios y, por tanto, aburridos, tengo la costumbre de entrar con internet en alguna cadena de radio. El ´clic´ te lleva normalmente a la emisora madrileña de la cadena: pongamos que hablo de Madrid, pues. Uno de sus anuncios más insistentes es el de un almacén de muebles que remata su mensaje publicitario con una sorprendente e inmodesta declaración: "¡Y somos muy amables!", asegura la voz bien timbrada del locutor.
¿Sorprendente declaración? En efecto: primero, por lo que presupone: nosotros somos muy amables, pero, por lo general, los demás del gremio son unos cardos borriqueros. Segundo, por pregonar lo innecesario. Vamos a ver, ¿no debe darse por sentado que los jefes y empleados de una tienda son gente cortés y educada con sus clientes?
Pues claro que sí, hombre. La tosquedad y las malas formas son indicios de graves desperfectos éticos, de mezquindades apenas ocultas. Bien lo supo ver Jean de la Bruyère, el escritor francés del XVII autor de ´Los caracteres´, un libro de sentencias y semblanzas de extraordinario éxito en su época: la descortesía –aseguraba – no emana de un único defecto, sino de la suma de varios: la vanidad insana, la ignorancia de lo que se les debe a los demás, la indolencia, la estupidez, la falta de respeto, la envidia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies