Decisivo campeonato

16.03.2017 | 04:45
Tomás Pérez Delgado

Con la retórica futbolera y algo pobre que se emplea hoy en política, el primer ministro holandés, Mark Rutte, ha definido las elecciones de ayer en su país como los cuartos de final del campeonato que decidirá si Europa va a sobrevivir como proyecto colectivo o si quedará sumergida por una destructiva ola populista; la semifinal serán las presidenciales francesas y la gran final se jugará en las elecciones generales alemanas de septiembre.
Está claro que el partido xenófobo y antieuropeo de Geert Wilders no logrará formar gobierno ni siquiera entrar en él. Por eso, el interés de las elecciones holandesas ha sido el de constatar el nivel real de anclaje popular del Partido de la Libertad, que auspicia la expulsión de los inmigrantes y un referéndum para sacar a Holanda de la UE y que ha recibido apoyo económico, por su radical islamofobia y eurofobia, de la extrema derecha norteamericana vinculada a Trump. En la misma dirección que los extremistas estadounidenses han remado también Putin y Erdogan, líder del islamismo político turco. El primero, sin el que nada se mueve en Rusia, repitiendo en Holanda el hackeo practicado en los comicios que dieron la victoria a Trump. E irrumpiendo en la campaña, el segundo, con incalificables insultos a la política holandesa, que han ayudado a dirigir mucho voto indeciso hacia el Partido de la Libertad, identificado con el cierre hermético de Holanda a toda traza de presencia islámica.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies