Las plumas del loro gris

13.03.2017 | 04:45
Las plumas del loro gris

Hay un loro en una terraza del barrio donostiarra de Loyola con una elocuencia que me tiene fascinado. Sus videos con sus divertidas peroratas van camino del millón de visualizaciones en el canal de YouTube y el perfil de Facebook que le abrió su dueña Josune. En un primer plano tomado desde su jaula canta el himno de la Real, comenta el sonido de las campanas de la iglesia, saluda a los vecinos y elabora largos y divertidos monólogos a partir de las frases que oye a diario. Una amiga me ha descubierto su existencia en la misma semana en la que me he sentido abochornado al ver a nuestro presidente Rajoy en una rueda de prensa despreciando la pregunta de un periodista de la BBC porque era en inglés. Habráse visto osadía semejante: a quien se le ocurre preguntar en ingles en una rueda de prensa de un dirigente europeo. "Bueno, no, hombre, no vamos a hacer...", farfulló nuestro líder con cara de fastidio antes de trasladar el turno a otro periodista indicándole "venga, adelante". Da igual que lo atendiese al final de la rueda de prensa. Lo que me asombra es que el presidente del Gobierno de España no sea capaz de afrontar con elegancia una situación tan lógica y previsible como ésta. "Please, in english later", por ejemplo. O que mediara un responsable de comunicación de Moncloa. Es la imagen del país la que está en juego, encarnada en su presidente del Gobierno. Y yo como ciudadano español he sentido vergüenza.
Vergüenza de las limitaciones de formación con las que éste y otros dirigentes acceden a los más altos puestos de nuestra administración. Vergüenza de la escasa importancia que los partidos dan al dominio de las lenguas extranjeras para escoger a sus dirigentes, y de lo poco que preocupa a tantos candidatos completar su capacitación con el dominio de los idiomas que les permitirán relacionarse más directamente con sus homólogos por el mundo. Igual esto que voy a decir parece una barbaridad, pero partiendo de su situación de desventaja respecto del ser humano, admiro la capacidad de un animal como el loro donostiarra para identificar unos sonidos, repetirlos con un notable nivel de fidelidad e incluso escoger el contexto de situación en los que procede decir determinadas frases. Frente a eso, no comprendo cómo una persona con responsabilidades de gobierno no ha visto necesario tomarse el esfuerzo intelectual de aprenderse unas nociones básicas de inglés para salir de un brete como el que vivió Rajoy y no ser objeto de ridiculización internacional en un video que ya traspasa fronteras.
Pero no vayan a creer. Algunas de las notables habilidades del loro donostiarra, de nombre Berritxu, pueden apreciarse en esencia en muchos protagonistas de los telediarios. Un ejemplo muy actual puede ser Susana Díaz, quien ayer levantó por fin la patita y nos hizo saber que será candidata a la secretaria general del PSOE. Parece demostrada su capacidad de inspirar a los militantes en esos discursos encendidos que pronuncia la lideresa andaluza. Pero les invito a que se tomen la molestia de escuchar cualquiera de sus intervenciones públicas ignorando esas elevaciones de tono y volumen que buscan el aplauso fácil.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies