La provincia vacía

06.03.2017 | 04:45
La provincia vacía

La España vacía " es el título de un interesante libro que ha escrito hace poco más de un año el periodista aragonés Sergio del Molino. El autor presenta en sus páginas un panorama desolador de nuestra geografía humana, de nuestra manera de ocupar el paisaje y el territorio, un retrato implacable de un país, el nuestro, cuyas regiones lejanas y núcleos rurales se están convirtiendo en desolados páramos donde apenas sobreviven los jubilados.
El drama no es de ahora sino que forma parte de la historia misma de la humanidad. La marcha de la gente, desde el campo hasta la ciudad en pos de prosperidad trabajo y bienestar.
Aunque nunca como ahora el fenómeno se ha convertido en un drama que ha ocasionado un enorme boquete, un gran vacío de vida y actividad en inmensas regiones del país.
En nuestra provincia la situación es patética, todo el oeste provincial es un desierto demográfico con la población más envejecida de Europa, y cuando días atrás nos enteramos de la buena noticia de que por fin las administraciones portuguesa y española se han puesto de acuerdo para electrificar la línea férrea entre Salamanca y Aveiro, lo que afortunadamente nos llevará a las playas atlánticas en dos horas cortas, al repasar el mapa por donde cruzará el tren nos encontramos con un panorama desolador.
Pueblos sin vecinos, casas en ruinas, tierras en erial, desde La Aldehuela de la Bóveda , hasta la árida Beira Alta lusitana, veremos tras la ventanilla del nuevo tren un país más vacío cuanto más nos acerquemos al lejano oeste provincial.
No es fácil poner coto a este desastre humano y ambiental, ya sabemos que el fenómeno es universal e imparable, pero no hay ni un sólo atisbo, ni un sólo apunte, ni una sola intentona política, para paliar el drama.
Es verdad que no hay soluciones fáciles para problemas complejos sin caer en la demagogia, pero tal vez haya que impulsar desde las instituciones del Estado, la Junta, las Diputaciones, o quien tenga poderes para hacerlo, un esfuerzo para la repoblación del país, de sus pueblos vacíos, de sus calles arrumbadas, de sus casas sin retejar.
Hay cientos, miles de refugiados malviviendo por toda Europa en campamentos infectos, pasando tantas penalidades, que cualquier oferta de asentamiento que se les ofrezca la van a recibir con entusiasmo. Hay que atraer algunos hasta aquí.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies