Primavera salmantina

06.03.2017 | 04:45
Primavera salmantina

Largos meses de otoño, largos meses de invierno esperándola, y ya está aquí, entre impensados copos de nieve, asomando con descaro las orejas. La primavera ha venido, y todo el mundo sabe cómo ha sido: más que nada, porque el invierno –cuyo nombre rima justa y desapaciblemente con ´infierno´– está haciendo lo que tiene que hacer: ir retirando su frío manto para despertar el júbilo de los zarzales floridos (gracias, don Antonio).
Que sí, que la primavera ha venido. Yo ya me había dado cuenta: he de reconocer que, como urbanita ofuscado, no me había fijado en la floración de las zarzas. Y ni siquiera había reparado en otras señales biológicas: al parecer, las primeras golondrinas ya están viajando por aquí en su esforzada migración, que se ha adelantado más de veinte días en los últimos 40 años. ¿Por qué será? Habrá que preguntarle a Trump, que es un reconocido especialista en las cosas del clima. Rayos y truenos.
En realidad, yo me había percatado de la llegada de la primavera por razones menos naturales, y, por lo tanto, más prosaicas. La primera es genial: hace menos frío. La segunda es más erudita: los del tiempo de la tele han advertido repetidamente de que la primavera meteorológica (no la astronómica) comienza el primero de marzo. La tercera es más salmantina: llegó la primavera a la ciudad y todo ha cambiado de color. Gracias, por ejemplo, a las despedidas de soltero (y soltera): hasta el abanico cromático de Monet palidece ante un grupo de mozos seriamente perjudicados y vestidos de Betty Boop (por cierto, pregunté por Popeye y me informaron de que estaba en otra excursión).

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies