Cerdos y toros

01.02.2017 | 04:45
Santiago Juanes

En estas fechas de invierno se sacrifican en Guijuelo ocho mil cerdos diarios, o sea, que cada jornada entran en los secaderos del pueblo dieciséis mil paletas y otros tantos jamones, y si me pongo a calcular lomos, salchichones y chorizos me da algo, así que lo dejo. Guijuelo, en esto del cerdo y el ibérico es mucho Guijuelo, a pesar de los Cañete y los grupos de presión que un día sí y otro también andan a ver cómo le hacen la puñeta. Por eso era interesante la presencia de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, en Salamanca, en el Foro Gaceta suspendido por el fallecimiento de su padre, que lamentamos de veras. Queríamos escuchar de la ministra qué opina de Guijuelo y del lío del concepto de "ibérico", que no todo el mundo tiene claro, y por aquí se da mucho gato por liebre. Vamos, que los "pozos sin fondo" de la Lengua, que dice nuestra Paz Battaner, no son nada, comparado con el enredo del tal concepto.
En plena temporada de matanzas lo de Guijuelo es tremendo, algo así como un apocalipsis porcino, un cerdicidio, que recuerda aquellos relatos de cómo era la temporada de matanza en Candelario en sus buenos tiempos, que parecía un cuadro del Bosco. Una estación que da mucho empleo, riqueza y extraordinarios placeres al paladar, ya puestos. Y salud, creo, porque ahí está esa paisana de Matilla de los Caños, Teresa Hernández, que se nos ha muerto con 108 años hablando maravillas de los torreznos, embutidos y farinatos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies