El tiempo de San Blas

30.01.2017 | 04:45
El tiempo de San Blas

Quizá tenga que ver con las vísperas de la llegada de las cigüeñas, pero vivimos un auténtico ´baby boom´. A nuestro alrededor, Claudio Mogilner y un servidor tenemos amigos „él mismo está en el grupo„ muy conocidos a punto de ser padres, relacionados con la cocina, la televisión o la distribución de bebidas. No voy a hacerles la faena de citarles aquí a los pobres, que bastante tienen ya con lo suyo. A Claudio sí, porque lo suyo „lo de Eva González, su mujer„ es inminente. Puede que sea, o no, por esa próxima llegada de las cigüeñas a nuestros campanarios, como asegura el conocido refrán, cerca de la festividad de San Blas.
Un campanario sin cigüeña es muy triste y si, además, sus campanas están mudas, un desastre. En la capital hay cigüeñas en monumentos de referencia, lo que dice mucho de su buen gusto, como San Martín, San Esteban, la Clerecía o la Catedral, y animan con sus aleteos y su canto peculiar: las cigüeñas crotoran, dicen los biólogos. Y lo hacen bien, sin que en apariencia ninguna precise de las famosas gargantillas de San Blas, que ya están en nuestras calles y anuncian en Ciudad Rodrigo otra fiesta „lo de allí es un no parar„ en la que no falta la hoguera, la gargantilla y los mayordomos, que en este caso son de la familia Risueño. El afán "farinato" por las mayordomías debería ser estudiado. Se preparan también en Santa Marta para la fiesta: la concejala Silvia González presentó hace poco el programa y avisó de una feria de artesanía. Y se disponen en media provincia a rendirle devoción al santo, que es muy venerado en ella. En la capital también, si quiera porque desde 1222 hay una iglesia dedicada a él, la de San Blas, que da nombre a una cuesta, donde está la sede socialista; es un auditorio y era un estupendo balcón al legendario Barrio Chino salmantino. Después de años de abandono, la recuperó Jesús Málaga en su alcaldía, y recientemente otro alcalde, Alfonso Fernández, la reformó y consolidó como auditorio. Modesto, pero auditorio. Bueno, pues a pesar de ello, no goza el santo de tantos devotos como en la provincia, si exceptuamos a los otorrinos, foniatras y logopedas, que lo tienen como patrono. O sea, los Benito González, Martín Tabernero, Cañizo, Rincón Esteban, Sánchez García, Gómez Benito, Rubio Gómez, Martín Hernández, García González€ a los que habría que sumar los foniatras y logopedas, que también celebran a San Blas.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies