Eugenio y don José

30.01.2017 | 04:45
Eugenio y don José

No he podido sino felicitarme al conocer la noticia del Premio Solidaridad a Insolamis, justamente cuando celebra sus 25 años de existencia. Tengo la suerte de poder decir que los chicos y chicas de Insolamis y yo, somos ya viejos amigos. He conocido todas sus sedes hasta que se inauguró el centro definitivo en la calle Antonio Montesinos; un edificio amplio y bien dotado, muy cerca del murmullo apacible del Tormes, donde se trabaja por el desarrollo, la calidad de vida y la inclusión de las personas con discapacidad intelectual. Nunca olvidaré la primera vez que crucé aquellas puertas. Entré llena de temor a parecer artificiosa, a no comportarme de forma natural; y salí con un montón de amiguetes nuevos y una maravillosa sonrisa. A partir de aquel momento, todo fue aprender y compartir: funciones de teatro, meriendas, confidencias€ y hasta una buena sesión de discoteca de tarde con Eugenio, una pareja de baile excepcional e incansable que hoy debe de andar "rapeando" con gran éxito las pistas celestes del otro lado de la noche.
En esta sociedad en que vivimos, tan de gestos de cara a la galería (irritantemente epidérmicos, estandarizados y manidos políticamente), la participación activa en proyectos solidarios se hace un maravilloso ejercicio que lleva a altas cotas de satisfacción personal. La lucha por la integración, la igualdad€ mejor con hechos que con minutos de silencio. Porque como acertadamente escribió en ABC Juan Manuel de Prada, los minutos de silencio han acabado por ser oraciones con cáscara vacía. Precisamente esto lo comentaba yo hace pocos días con mi buen amigo el cura don José Durán.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies