El drama de la indigencia

27.01.2017 | 04:45
Elena Sánchez

Creo que es un sentimiento común el de compadecerse por las personas que intentan vivir o malvivir a base de limosnas. Pero este sentimiento de pena lleva aparejado preguntas difíciles de contestar y que no siempre su origen es la crisis económica que nos acecha.
Cuando, andando por cualquiera de las calles céntricas de nuestra ciudad, me encuentro con jóvenes pidiendo para subsistir no resisto la tentación de observarles. Muchas veces se trata de chicos que se les ve altos, con aspecto desaliñado pero en los que parece que no se ha cebado la hambruna. Cualquier hueco, ya se trate de cajeros bancarios o de entradas a comercios cerrados, les sirve de dormitorio, Lo curioso del caso es que, a veces, rehusan la ayuda del techo y cama acogedora que les brinda la ONG de turno. Preguntado alguno la razón de este rechazo la contestación que recibió el interesado fue la siguiente: "no quiero ir porque en esos sitios hay un horario". Mi amigo se quedó pasmado. !Ay el ansia de la suprema libertad!. Para el interrogado ésta se encontraba por encima de los 8 o 10 grados bajo cero que pronosticaban los meteorólogos.
Pero metidos en el tema siempre ha estado en mi cabeza la razón o razones que han llevado a chicos o chicas a tal estado de abandono. Fueron niños y, con más o menos posibilidades, debieron jugar como hemos hecho todos. No se les ve con raquitismo lo que quiere decir que fueron alimentados por sus padres. ¿Qué les ha llevado a la situación que padecen? Seguro que hay una o muchas causas pero solo tengo preguntas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies