De San Vicente a Mirat

09.01.2017 | 04:45
De San Vicente a Mirat

Por "Tentenecio, Gibraltar, vieja y callada, Patio Chico y Carbajal, suspiro de horas pasadas€" pasó este año el Aguinaldo del Folclore Charro, que se impulsa desde las asociaciones vecinales del Barrio Antiguo. Luis Delgado y los suyos. Homenajearon a Jesús Málaga y Miriam Cortés, alcalde y rectora, recordaron a Enrique Estevan, el hombre del puente nuevo, y se olvidaron de José Ledesma Criado, que escribió ese callejero entrecomillado que abre este Bestiario, y que continúa con "Doyagüe y Arcediano, el Tostado y sus plazas. Callejas de Salamanca, sois ilusión contemplada de la paz de la ciudad, que en ellas oculta el alma". No olvidemos al poeta de Salamanca, el que tantas veces cantó sus calles, sus plazas y torres. Basta con un ramo de flores en su rincón de la Puerta de San Pablo, allí donde mira cómo crece la hiedra, con los ojos esculpidos de Fernando Mayoral.
Por San Vicente, Carmelitas y Mirat pasó la ´marea blanca´, que pidió una sanidad pública y de calidad, exigió las dimisiones de la gerente hospitalaria, Cristina Granados y su jefe, el consejero, y preguntó por el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco. Estaba invitado, nos dijo Pablo Unamuno. No estuvo el alcalde y se le afea la ausencia siendo el problema de alcance social, porque todos, de derechas y de izquierdas, estamos en las listas de espera y padecemos esperas desesperantes en Urgencias. Vinieron Pablo Fernández, el vikingo de Podemos, y José Sarrión, de Izquierda Unida, criado en Salamanca, y Fernando Pablos, que pedirá la palabra en las Cortes sobre el asunto una vez más. La ´marea´ era, también, un río de rodillas que reclaman su prótesis desde hace meses; próstatas que aguardan ser intervenidas y jubilar así la sonda que desde hace un año cuelga de ya sabe dónde; hernias en expectativa de destino hace ya ni se conoce€ una marea de lamentaciones y agravios, con datos que no se ajustan a la verdad oficial. Hoy, hay personas que llevan más de un año esperando una intervención o una consulta. Y los años tienen más de 160 días. Los de media. Hubo mucha gente: hasta quince mil, se dijo, y es posible. Gente normal, como usted y como yo. Y se dejó al final carbón en la delegación del Sacyl en Salamanca, por donde hace nada pasaron los Reyes Magos. "Las voces se han apagado,/ mi corazón, nunca viejo,/ renace en estos juguetes,/ milagro de un seis de enero", escribió nuestro Pepe Ledesma.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies