ÚLTIMA HORA
La CUP declara muerto el 'procés' y llama a ejercer la desobediencia

Recogiendo el belén

09.01.2017 | 04:45
Recogiendo el belén

Ahora que los Reyes Magos ya deben de estar de vuelta en sus reinos de Oriente, que los juguetes reposan en los armarios tras un intenso fin de semana y que los chavales han vuelto al cole, podría ser un buen momento para hacer balance de las fiestas navideñas. Ojo, no es obligatorio, ya les avanzo, pero esos ratos que habrá que sacar para recoger el nacimiento y la decoración navideña que nos ha animado la casa pueden dar para pensar un poco. La labor de envolver las figuritas de los pastores y meter el espumillón en su bolsa de plástico deja bastantes neuronas libres. Nos espera por delante un enero en cuesta en el que, a buen seguro, muchos de nosotros nos lanzamos a cambiar de hábitos alimenticios, rutinas físicas y economía doméstica y, al menos durante unos días, nos creeremos estar en el buen camino.
Rebusco por la red algunos datos de fuentes fiables sobre la comida que hemos desperdiciado en estas Navidades. Una tercera parte de lo que metimos al carro de la compra se ha ido a la basura. En todo el año, solo en España se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimento, una cifra que a nivel mundial se eleva a 1.300 toneladas. Mientras tanto, 800 millones de personas pasan hambre en el mundo y 17 millones de ellas mueren por esta causa cada año. El dato lo aportaba hace unos días José Esquinas, profesor de la Universidad Internacional de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo (Italia) y exdirectivo de la FAO. Otro medio nacional de prestigio apuntaba que la cantidad de comida que habríamos tirado al contenedor baja al 25 por ciento. Me da igual. Aquí se menciona que en cada familia española estaríamos tirando al año a la basura del orden de 1.000 euros en comida que compramos y no comemos. Asombroso. Y también vergonzoso.
Segundo punto, los regalos a los niños. Crecen las voces entre los psicólogos que culpan a los Reyes Magos de ser cómplices en un error garrafal de los padres del primer mundo: hiperregalar a sus hijos con juguetes que no utilizan ni valoran para así acallar la mala conciencia por no ser capaces de ofrecerles más atención, más compañía, más tiempo. Después de desenvolver el sexto o séptimo regalo, es difícil que nuestros niños alberguen algo de esa ilusión y capacidad de sorpresa que se nos desbordaba a la generación de sus padres cuando Papa Noel o los Reyes Magos nos dejaban dos paquetes en el salón de casa. Dos y gracias. Pero qué emocionante era abalanzarse sobre ellos en pijama por la mañana.
En tercer lugar, las muertes en carretera. 34 solo en Navidad, igual que el año pasado. Finalmente el negro balance de tráfico en todo 2015 no se quedó, como lamentaba yo aquí mismo hace dos semanas, en el equivalente a la población de La Alberca en el último padrón (1.125), sino que superó la de Calvarrasa de Abajo (1.143), también la de Macotera (1.149) en incluso la de Pelabravo, que tiene 1.151.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies