"2017"

07.01.2017 | 04:45
María Eugenia Bueno Pastor

Así dicho parece el título de una película futurista, pues nada más lejos. 2017 ha desembarcado en nuestras vidas con las mismas luces y sombras que nos dejara el extinto 2016 y aunque los buenos deseos de paz y amor de la Navidad resultaran de corazón, la verdad es que el mundo sigue estando en el mismo lugar del universo.
Comenzar el año parece obligarnos a rehacer agendas, propósitos, intenciones, proyectos, a volver a empezar o finalizar aprovechando el nuevo principio.
Ahora que sus majestades y sus camellos desaparecen por el horizonte camino de una nueva Navidad, hacemos reflexión sobre aquello que nos dejaron en los zapatos o mejor aún de aquello que, queriendo o sin querer, quedó olvidado en los anaqueles del tiempo.
Hoy sábado es día de restos, de estreno, de resaca de un tiempo ficticio, de locura exigida por demostrar que podemos hacer un esfuerzo por compartir, estar e incluso ilusionar.
Este ojo que observa es de los que opina que la Navidad no es un tiempo para amar por imperativo. La Navidad es un estado que no ha de reducirse a las fechas claves marcadas en un calendario inventado por y para un consumo desmedido. La verdad es que hay 365 días para hacer Navidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies