Un año para olvidar

30.12.2016 | 18:13
Elena Sánchez

Dada la fecha en la que salta a la letra impresa esta columna, permítanme que comience con un deseo sincero: no es otro que el de desear a todos los lectores en conjunto y a cada uno en particular un año de 2017 que esté repleto de serenidad sin los sobresaltos que hemos tenido que pasar en este 2016 que, !por fín!, se acaba. No me he atrevido hablar de felicidad porque esta implica tanta intimidad que depende del modo particular de cómo se encaren las vivencias de cada día. Normalmente suele desearse salud porque, además de ser fundamental, es algo que deseamos el común de los mortales. Así que, como mínimo, pido salud para todos. Ya sé que se trata de una utopía y que el mal acecha a veces de forma traidora, pero no se pierde nada por tener ese deseo tan noble y tan buscado por todas las personas.
Este 2016 es mejor olvidarle. Los terroristas de siempre han hecho de las suyas y no nos hemos librado de su mortífera carga letal. Ya se trate de bombas, o que se empleen a niños desconocedores de la carga explosiva que llevan en su cuerpecito, o que se utilicen camiones para matar y matar. ¿Nos tratará de forma más humana el año que comienza? Esperemos que las aguas del fanatismo se apaciguen... aunque es difícil. Parece que la guerra sigue perenne como una maldición bíblica y los hombres se dedican a ella en lugar de trabajar por una vida mejor y más justa. La Historia, sin embargo, nos da muestra de lo contrario y parece que los periodos de calma son pocos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies