Réquiem por Mantequerías Paco

26.12.2016 | 04:45
Réquiem por Mantequerías Paco

Quiere ser esta escaramuza un responso de homenaje y despedida a otro local tradicional del comercio salmantino, que anuncia en grandes cartelones, que en breve bajará definitivamente la trapa de su puerta.
Me refiero a las famosas Mantequerías Paco que enseñan, desde hace más de 60 años sus múltiples maravillas alimenticias en lo más paseado de la calle María Auxiliadora.
Se clausurará toda una vida de mostrar sus tesoros en los escaparates más primorosos, abigarrados y selectos de la ciudad. Durante medio siglo largo Paco ha decorado los espacios que dan a la calle con perfectas construcciones de latas, propias de la escuela arquitectónica de Bahuaus, de panderetes de bonito en aceite, de sardinillas de las Rías gallegas o con prometedoras torres de espárragos navarros ordenadas desde un constructivismo geométrico radical, donde las latas compiten entre sí por elevarse más altas en sus pirámides metálicas en busca de un difícil y vistoso equilibrio.
Para para su numerosa clientela, este modélico ultramarinos, una suerte de comercio en extinción, ejerce un magnetismo inevitable que nos acerca a recrearnos en el arriesgado montaje de las latas de sus vitrinas, en la cuidadosa exhibición de mantecados y dulces tradicionales, o en la variada muestra de legumbres a granel, de gran calidad y finura, expuestas en sacas de algodón con el bocín abierto, por donde asoman su orgullo labrador las lentejas armuñesas y su contundencia rural los garbanzos pedrosillanos. Una moda por cierto esta de los productos a granel, que por fortuna vuelve con fuerza en las tiendas de los barrios mas vanguardistas de Europa.
Tiene Mantequerías Paco el aliciente de que todos los nombres de los productos y sus precios, están informados por unos minuciosos carteles escritos a mano con impecable caligrafía inglesa, en los que el amanuense deja su cuidada impronta a pluma. Una fantástica anacronía gráfica casi medieval, en los tiempos del rotulo por ordenador.
Echarán en breve, así lo anunciaban hace unos días, la trapa las Mantequerías Paco y su pérdida será irreparable, como lo fueron las de otros ultramarinos de parecido porte y condición: Fausto Oria en plaza de poeta Iglesias, Almacenes Madruga en la del Mercado, Las Mantequerías Marcos de la calle Concejo o el remoto Ultramarinos y Coloniales Enrique Prieto, que conocí de niño en la Plaza del Liceo.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies