Noche de Paz

24.12.2016 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

S E dice pronto, pero si echamos una mirada al mundo y vemos lo que se mueve a lo largo y ancho de sus campos, sobre todo de batalla, se corta el habla. Negro panorama: guerra, destrucción, muerte€ y secuelas que no veremos cicatrizar quienes vivimos estos momentos. Hará falta el paso de muchas generaciones para que todo esto sedimente y vuelva a ser como fue. Desde la de Caín siempre hubo guerras lo que significa que el hombre ha sido incapaz, y lo sigue siendo, de arreglar nada por las buenas y de entenderse con los demás como manda Dios (Alá para los musulmanes), con la conclusión de que nadie escucha la palabra divina y si alguien la escucha o la entiende mal o, simplemente, no hace caso de ella, porque la respuesta a esa palabra que nos llega dista mucho de ser la que debería ser o la que cabría esperarse por coherencia que fuese.
En el episodio del Nacimiento de Jesús, acontecimiento que esta noche celebran todos aquellos a quienes les mueve la fuerza de la fe y la inercia de la tradición (dos motivos poderosos para, ocurra lo que ocurra, no dejar de celebrarlo nunca) San Lucas comenta en su Evangelio que una multitud de ángeles bajó del cielo al lugar donde se hallaban unos pastores que velaban al raso el ganado para anunciarles el acontecimiento sublime que acababa de ocurrir en Belén y que traería "paz en la tierra a los hombres de buena voluntad".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies