Botelleja

19.12.2016 | 04:45
Botelleja

Ya se pasó y también los sofocos, sudores, la incertidumbre y los miedos de las autoridades competentes, a la vez que impotentes, ante la avalancha de gente sana y saludable que disfrutó de la Salamanca culta y limpia durante la noche, madrugada y amanecer del jueves al viernes.
Un año más, se quiera ver o no, guste o no, el alcohol y las drogas volvieron a triunfar, se hicieron presentes de manera desproporcionada, suponiendo que hubiera maneras proporcionadas de drogarse.
La climatología no acompañó y fue necesario buscar refugio, esto favoreció que los servicios de limpieza no tuvieran que esforzarse como otros años para mantener la imagen de Salamanca limpia. Ahora bien, la imagen de culta que la universidad salmantina ha de mantener, me temo que cada vez le resulta más complicado a esta institución, que durante siglos ha sido un referente mundial.
Qué triste y lamentable, a la par que peligroso, que la Salamanca universitaria, culta y limpia, "Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella", sea un referente nacional e internacional por un botellón encubierto y por horteras despedidas de solteros. Promocionar Salamanca en los medios de comunicación de esta manera no se si es lo más adecuado a medio y largo plazo. No se trata de culpabilizar a nadie, sino de analizar la situación y ver quién sale realmente beneficiado de esta "noche loca", como dice la canción. ¿Los estudiantes? ¿Las universidades? ¿La ciudad? ¿Los hosteleros?


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies