Refugio de malhechores

17.12.2016 | 04:45
José Antonio Bonilla

La plaza de Colón, en la segunda mitad del siglo XIX, no era ni proyecto. Las ruinas de la iglesia de San Adrián y las del convento de los Menores, la ocupaban casi por completo. Entre la iglesia y el palacio de Orellana pasaba una calle estrecha, la de San Pablo. El primer nombre de la plaza fue el de la Yesería, los dos edificios situados en el centro, la iglesia y el convento, cedieron sus nombres durante algún tiempo. En el plano de Coello la vemos referenciada como de la Yerba, a partir del IV Centenario del descubrimiento de América llevaría la estatua de Colón y el nombre. La plaza la amojonan monumentos como la torre del Clavero, el palacio de La Salina, la torre de Abrantes y la delimitan edificios singulares: el palacio de Orellana, la iglesia de San Pablo, y el que fuera convento de los Trinitarios, hoy juzgados.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies