Ni antes ni después

17.12.2016 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Todo llega en la vida, hasta lo bueno. Solo hay que esperar, el tiempo se encarga de casi todo, y del resto, o sea, de ese casi nada que resta del casi todo depende de lo demás. Con las prisas se altera el tiempo, trastoca el normal desarrollo de las cosas y altera el trajín diario. Todo necesita su tiempo, por eso, tiempo al tiempo. No hay mejor administrador del tiempo que el tiempo mismo, si lo dejamos que haga, lo que sea acaba llegando€ ni antes ni después.
Ha tardado lo suyo, es cierto, pero llegó, en este caso lo bueno, porque bueno es, sin que de ello quepa la menor duda, que la etapa de Martín Mesonero haya pasado a la historia y la Cámara de Comercio e Industria de Salamanca recupere su normalidad perdida. El nuevo presidente, Benjamín Crespo, ha sido claro en el momento de emprender este nuevo camino que lleve a la institución (que calificó de "venerable") a ser otra vez "la casa de todos los empresarios". Este episodio que acaba de empezar deja atrás un periodo lamentable y vergonzoso, que duró demasiado, siete años más el tiempo añadido con la gestora, pero que a partir de ahora cuenta con todo el tiempo por delante para unir fuerzas y voluntades hasta conseguir, entre todos, que la Cámara recupere el tiempo perdido y vuelva a ser lo que siempre fue.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies