Guijuelo, para que luego digan

05.12.2016 | 04:45
Guijuelo, para que luego digan

Lo dicen las noticias de los mercados agroalimentarios: el cerdo español está de moda y las ventas a países extracomunitarios se han disparado apuntando directamente a China como gran consumidor.
Viajo con la memoria diez años atrás y me abro paso en aquel Beijing (Pekín) de 2006 que tímidamente comenzaba a despertar a ciertas ganas que hasta entonces les había negado el Régimen. La gastronomía extranjera, por ejemplo. Yo llevaba en mi bolso una tarjeta roja estampada con un toro de Osborne, una dirección ininteligible en chino y un único nombre en español "Tapas". El taxista se adentró en un callejón estrecho de Sanlitun, el barrio de las legaciones y embajadas, y me señaló una puerta. Pocos minutos después, el salmantino Carlos Chordi descorchaba un Ribera del Duero para celebrar aquel encuentro en tierras de tan lejos. Hacía años que este joven empresario había llegado a aquella ciudad „una de las más pobladas del mundo, por entonces casi veinte millones de habitantes„ para abrirle el apetito a los chinos con productos de España. Y si las mesas del restaurante estaban muy concurridas y animadas, más aun lo estaba aquella barra con taburetes altos al estilo de bar español donde, desde altos ejecutivos hasta jóvenes universitarios, daban buena cuenta de raciones de paella, patatas bravas y calamares a la romana. España entera sobre la mesa de no haber sido porque faltaba el jamón. Por entonces los "andares" del cerdo español no tenían licencia para pisar suelo chino. Pero Carlos Chordi guardaba en la fresquera una buena caña de lomo de Guijuelo que aquel día, por eso de hacer salmantinismo, decidió poner en el paladar de su clientela y así aprovechar para tantearla.
No pueden imaginarse cómo se redondearon aquellos ojos rasgados, cómo se relamían de gusto las comisuras amarillas, cómo ronroneaban en júbilo mandarín las lenguas ante aquella golosina de marrano del que pronto quedó solo la cuerda. Vamos, que el gesto por natural estreñido de los chinos parecía haber alcanzado la gloria. De Guijuelo al cielo, dice el refrán.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies