Colistas

01.06.2016 | 04:45
Alberto Estella
Alberto Estella

El español es un ser de colas. Umbral comenzaba sus columnas, "lo cual que estaba yo en la cola del pan"... Uno lleva hechas muchas colas en su vida. Comencé con la Patro, en la cola del racionamiento, cartilla en mano. Enseguida me pusieron en fila los mondas, donde me brearon a colas, aunque recuerdo dos divertidas: la de lo guáteres, donde el inmenso Quico, con sus botas de goma, manguera en mano, y su viejo mono salpicado, oficiaba de limpiador y desatascador de letrinas; y la de Caamaño, el bueno de don Manuel, en la que formábamos de tres en fondo, y nos confesábamos con el compañero de curso antes de hacerlo con aseo y prontitud ante el cura „"¿cuántas veces, hijo?"„, esperando la piadosa pena de tres avemarías y un padrenuestro.
A los niños de la post guerra se nos nota en las colas. La hemos hecho para el rancho en la mili, el fútbol, los toros, el concierto, algunos en el INEM, la paella de las fiestas, el baño en la discoteca, el besamanos, el pésame, en la ventanilla de Correos, en la facturación del equipaje en clase turista, y en la atracción de feria.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies