Merengues y colchoneros, madrileños todos

28.05.2016 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias
Juan Antonio García Iglesias

Otra vez toca fútbol, la vida nos viene así y no hay más que aceptarla. Además, tal y como están las cosas y viendo un día y otro el trajín cotidiano que nos traemos a cuento de los políticos y de sus cosas, lo prefiero. No es que el fútbol me fascine, es que los políticos me aburren, me hartan, me indignan..., los hay incluso que me producen vergüenza, por eso ante aquello y esto la elección es fácil. Hoy toca otra vez fútbol. El partido no lo veré, pero mientras dure nadie hablará de otra cosa y aprovecharé ese tiempo para pasear y respirar el ambiente.
Es una forma de evadirme, una rareza mía, otra de las muchas que tengo y que hacen a veces que me sienta fuera de lugar, pero muy a gusto, mientras pienso convencido de que algo bueno me estoy perdiendo cuando a tantísima gente convoca y disfruta del acontecimiento. A todo esto compartiendo soledad con unos pocos, tan fuera de lugar como yo mismo, que al cruzarnos nos saludamos con una discreta mirada al ver en esta coincidencia que algo nos une.
Esto de saludar es un gesto que ya no se lleva porque no hay quien eduque hoy para la convivencia, por lo que nadie se siente obligado a nada con los demás. Las normas de cortesía son trágalas de otros tiempos. Pues a contarnos trágalas de otros tiempos vinieron Marta Robles y Carmen Posadas, autoras de "Usted Primero", un manual de buenas maneras, para hablar de la costumbre perdida de guardar las formas, que los de mi edad, que ya tenemos bastante, aprendimos en la escuela. Era asignatura obligatoria, como todas. Según aquellas enseñanzas, la matriz para una buena convivencia y un trato educado era muy clara y directa: "honrar a los mayores en edad, dignidad y gobierno". Este principio abarcaba mucho y era la esencia del comportamiento correcto que suponía el saber estar. Con esto, en un mundo reglado y dentro de un orden lógico, cualquiera sabía a qué atenerse, pero en este sindiós en que nos movemos ahora no se encuentra lugar ni momento ni nada... dado que la normas para una buena convivencia no existen. Sin embargo hay momentos en que la convivencia no solo es posible sino que, además, se celebra motivada por las circunstancias, como puedan ser „y en este caso lo son„ las de un partido de fútbol, mayor aún si los equipos se juegan una final como la de hoy, todavía más si ambos son madrileños, que pese a las diferencias todos son de Madrid, y Madrid hay solo uno, al que tantos han puesto letra y música, antesala del cielo que hoy se enfrenta en Milán consigo mismo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies