Juegos peligrosos

21.05.2016 | 04:45
José Antonio Bonilla
José Antonio Bonilla

La Ley de Memoria Histórica, así como la aparición de artefactos explosivos nos recuerdan, con cierta frecuencia, la Guerra Civil. Los soldados se traían las granadas de mano como recuerdo, ignoraban que metían el huevo de la serpiente en el macuto. Esa insensatez la pagaron dos niñas de San Miguel de Valero, que encontraron una bomba en la pared de un huerto. El juego le costó la vida a una, la otra quedó gravemente herida. Un grupo de niños del colegio Francisco Vitoria de nuestra ciudad, salía de clase a mediodía, una bomba explotó llevándose la vida de cinco niños. Alberto Estella, que estaba cerca de la explosión, y recuerda escena de pánico de un niño herido. Me dio el año del suceso 1955. Margarita Becedas, directora de la Biblioteca General de la Universidad, me facilitó el camino al darme la fecha exacta del trágico suceso, el 25 de junio. La pelota de los escolares se les coló por la boca de una cloaca. Quitaron la tapa de hierro y hallaron el artefacto que debieron de golpear. Dos niños murieron en el acto, otros dos antes de llegar al hospital; la quinta victima, al día siguiente. Hubo otros tantos heridos de gravedad. El autor del reportaje decía que "no era la primera vez que sucedían hechos como éste, pero nunca de tal magnitud y que sea muchos mas condenable tan irresponsable imprudencia". La niña Consuelo resultó herida vivía en mi misma calle Serranos, era dos años más pequeña que yo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies