De lluvia y tropiezos

20.05.2016 | 04:45
Elena Sánchez
Elena Sánchez

A comienzos del siglo pasado, cuando España vivía con penuria, surgió una emigración hacia países americanos con el deseo de tantos pobres campesinos de "hacer las Américas". Muchos echaron raíces en el país elegido y otros regresaron con poco caudal en sus manos. Pero la anécdota que voy areferir va por otros derroteros. Sabido es que los agricultores y ganaderos viven mirando al cielo. Unas veces porque necesitan lluvia y, otras, porque les conviene que escampe. "Nunca llueve a gusto de todos" dice el refrán que, como siempre, encierra una gran verdad. Pues bien, un mes cualquiera recibe una carta un emigrante en la que le cuentan que existe en el pueblo una gran sequía y que necesitan la lluvia de forma inmediata. Según la costumbre de la época sacaron en procesión a un santo (siento desconocer su nombre) rogando que llegara la ansiada agua. Parece que llegó y, tanta, que al cabo de unos meses el emigrante de la anécdota recibe otra misiva diciendo que han tenido que volver a procesionar a la imagen milagrera rogándole que deje de llover.
Cuando oigo tantas proclamas sobre el cambio climático no puedo por menos que acordarme de la anécdota referida porque el tiempo es cambiante, como lo somos los seres humanos. Siempre todo en evolución, siempre en permanente cambio.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies