¿Brochazos o pinceladas?

20.05.2016 | 04:45
Ángel J. Ferreira
Ángel J. Ferreira

La "finezza", de la que hablan los italianos, es propia de la política con mayúsculas, que se construye con ironía, brillantez dialéctica, medias palabras y sobreentendidos. Cuando así ocurre, hay una clase política que sabe detrás de lo que se anda, pero requiere inteligencia, cultura y buen humor, y no creerse en posesión de la verdad, el peor de los males en política, al alcance de los totalitarios y de los mediocres, que no resisten la contradicción, porque en su mundo gris solo habita el silencio de los aduladores. De ahí que el insulto esté proscrito y la descalificación constituya un sinsentido, que no haya enemigos sino adversarios. La política se convierte entonces en un ejercicio construido con argumentos e ideas, del que sale vencedor quien las tiene mejores y las desarrolla con mayor profundidad y elegancia.
Cuando se pretende ganar unas elecciones queriendo hacer ver en el contrario una horda comunista, resucitada del universo estalinista siempre al acecho, o una pandilla fascista, nostálgica de franquismos irredentos o algo peor, es que la política cabalga por los peores senderos posibles: en vez de la imaginación al poder, exaltados, gritamos el tópico al poder. ¿Pero alguien puede hacerles caso, a ambos, torpes hasta la extenuación?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies