15 M salmantino

16.05.2016 | 04:45
15 M salmantino
15 M salmantino

El Barcelona ha ganado la Liga cuando se habla más de decidir que del derecho a decidir. Algunos piensan que por donde de verdad se rompe España es por Eurovisión: otro año que nos quedamos lejos de ganar. No sé qué dirá José María Íñigo, que estará en Salamanca en las próximas horas, ni tampoco qué dijeron ayer del asunto los parroquianos en las barras de café y aperitivo pero si me preguntan a mi propongo darnos el piro. Eso es una merienda caucásica en la que no pintamos nada y por ello sugiero una consulta sobre el eurovi-exit: tenemos derecho a decidir si queremos seguir haciendo el ridículo o no en una cita de esas características. Yo voto no hacerlo más y a partir de aquí que hable Juan Mari Montes, que es el que sabe de música, porque a mí me lleva la indignación, que en estas fechas cercanas al 15-M se me viene arriba.
Han pasado cinco años de nuestro 15 M en la Plaza de la Constitución. Gente tranquila que se daba hasta la cefalea unas chapas notables hablando de lo humano y lo divino esperando con ello arreglar el mundo. Recuerdo los papeles con lemas y reflexiones, los tenderetes improvisados para dormir y comer, la oficina de comunicaciones con wifi ajeno, la aportación de comida y bebida de los hijos del mayo francés y antifranquismo, las reuniones al aire libre con ese aroma inconfundible a tabaco liado y las Performance y actuaciones. Fue bonito mientras duró. Luego, recuerda, insistimos mucho en que debían pasar de la calle a la política, como si esta fuese ajena a la calle, y zas, lo hicieron: hablaron de asaltar los cielos pero en realidad han tomado los parlamentos y gobiernos y tienen a todo el mundo muy asustado. Todo el mundo son también los partidos políticos y las empresas y los sindicatos?El 15 M lleva a sus hijos recién nacidos al Congreso, pasea rastas ante sus señorías y se morrea en el hemiciclo como si tal cosa. Hoy, aquellos que tomaron Sol y la Plaza de la Constitución tienen un lustro más y cuando se han manifestado se lo he notado. La indignación que alimentaba entonces las asambleas al aire libre, las manifestaciones y los lemas, como el no hay pan para tanto chorizo, que resultó ser cierta, hoy es estrategia y táctica política que nos tiene a todos desbaratados. Sigue habiendo indignados –tres millones más, al menos, que han pasado de clase media a clase baja„y creen que los hijos del 15 M son la
solución.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies