Citas isidriles

15.05.2016 | 04:45
Santiago Juanes

En el bar de los andenes de la Estación de Autobuses de Salamanca está colgada la historia de los coches de línea de la provincia en fotos. En una de ellas se ve en primer plano el coche de Cipérez y detrás de él otros autocares, con su vaca repleta de diversos bultos. Entre los vehículos hay corros de viajeros que son despedidos por amigos y familiares, maletas depositadas en el suelo, mientras un hombre con gabán blanco y manos en los bolsillos atraviesa esta escena mirando despreocupadamente al que está haciendo la fotografía. Una imagen tomada delante del actual aulario de San Isidro, en la plaza del mismo nombre. Al fondo se deja ver la entrada a la calle de Libreros. Fue esta plaza de San Isidro una de las estaciones que tuvo Salamanca, como lo fueron también el fielato junto al Puente Romano, la Puerta de San Pablo, la Plaza del Campillo o el Mercado de San Juan de Sahagún. En realidad esta Plaza de San Isidro no debiera llamarse así sino de San Isidoro, el santo cuyos restos fueron incapaces de levantar varios hombretones cuando eran trasladados a León lo que se interpretó como un deseo del santo de que se alzar ahí una iglesia, que luego acogió un cuadro de conversos que no agradó en su momento a la jet salmantina. Y se quemó.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies