Caca de la vaca

15.05.2016 | 04:45
Román Álvarez

Ahora resulta que la ganadería es más perjudicial para el medio ambiente que todos los gases producidos por aviones, automóviles, térmicas y refinerías juntas. Pretenden hacernos creer desde la FAO y otros organismos preocupados por la situación ambiental que el sector ganadero rumiante desprende tal cantidad de metano que a un tris está de asfixiar a la humanidad en su conjunto. No sabía yo que los millones de chinos que deambulan por las grandes ciudades de esa contaminante nación con un bozal de filtros, mascarillas y escafandras lo hacen porque la densa neblina que respiran se debe a los pedos de las vacas.
El metano retiene el calor de la atmósfera y contribuye al efecto invernadero. De acuerdo, o, por mejor decir, vale más creerlo que ir a averiguarlo. Pero sesudos y circunspectos investigadores de bata blanca afirman que el ganado contribuye con un 18% a la formación del CO2. De ahí a ser responsables del mencionado efecto no hay más que un paso. O una cagada, porque el sistema digestivo de los rumiantes no solo genera metano, sino también amoníaco. Vamos, un asco de sector pecuario.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies