BIenvenido a Distopía

14.05.2016 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado
Juan Carlos García-Regalado

El otro día hablaba con una amiga, funcionaria de la Administración de Justicia y persona cabal y responsable donde las haya, del GRAN mal que nos afecta y que no es otro que nuestra baja productividad laboral -aunque habría que extenderlo a lo personal-, me da igual se trate de un empresario o un trabajador sin cualificar, que de un político o un funcionario. Y ella, que no se planteaba hasta esa conversación si el sistema está o no en peligro -incluido nuestro bienestar-, me acabó reconociendo que el trabajo sale adelante gracias a la inercia de unos pocos que no sólo se ocupan de sus tareas, sino que tienen que ejecutar o supervisar las de los demás, o gran parte de ellas. Eso es algo muy común en esta España de vagos y maleantes en la que unos pocos, y quiero subrayar lo de "unos pocos" frente a la masa reumática y caradura, deben sacar el trabajo de todos y no por gusto o por bobos, sino porque subconscientemente saben que de no ser así, de no soportar semejante carga, todo acabaría reventando, con lo cual la propia responsabilidad acaba fundida con el instinto de supervivencia dentro de la sociedad a la que pertenecemos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies