Ángeles y colinas

14.05.2016 | 04:45
María Eugenia Bueno Pastor
María Eugenia Bueno Pastor

Las lluvias incesantes y violentas de esta última semana se han hecho eco en el Empíreo, el cielo de los antiguos donde las esferas concéntricas y la Tierra se movían junto con los astros; aquel cielo que la teología cristiana conceptuó como el lugar en el que los santos, los ángeles y los bienaventurados gozaban eternamente de la presencia de Dios.
Pensar que los santos, los ángeles y los bienaventurados son conceptos intangibles e inmateriales, comprendidos, entendidos y explicados desde la Filosofía o la Teología, denota la falta de amplitud de mira del ser humano.
Este ojo que observa no es la primera vez que comparte con ustedes su certeza de que los que habitan el Empíreo, también deambulan entre nosotros con traje y corbata, con vaquero, con harapos...tan sólo hay que querer verles.
Este último temporal se llevó a un ángel el mismo día que un bienaventurado nos hablaba de la vida. La hermana Angelita, perteneciente a La Orden de la Visitación de Santa María, más conocida en nuestra ciudad como las Salesas, se fue al Empíreo merecido después de una vida y una muerte admirables. Estuvo entre nosotros regalando ejemplo, dando pautas para el incierto camino. Esa misma tarde el bienaventurado y poeta Antonio Colinas, dulcificaba mi pena hablando de vida. Con sus setenta años de trabajo dedicado en exclusiva a la poesía, nos ha regalado una obra más, curiosamente su setenta publicación: "Memorias del estanque", en la que el poeta nos cuenta su vida relacionándola con el movimiento del agua, al más puro estilo manriqueño.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies