Libros

08.05.2016 | 04:45
Román Álvarez
Román Álvarez

En el hermoso texto de Bohumil Hrabal Una soledad demasiado ruidosa el narrador nos cuenta que se ha pasado treinta y cinco años de su vida prensando libros y papel viejo para reciclaje. Su pasión por los libros es tal que con frecuencia interrumpe la tarea para seleccionar volúmenes y litografías que le llegan entre las toneladas de material de desecho. Las inmensas fauces de la prensa lo aplastan y trituran todo entre sus poderosos cilindros, incluyendo los muchos restos y objetos que con frecuencia llegan adheridos a los papeles, ya sean periódicos, revistas, hojas de envolver, etc. Así, entran en la prensadora ratones que habitan en los almacenes de papel viejo, moscas que revolotean entre sanguinolentos envoltorios de carnicería, hojillas de afeitar y toda una suerte de elementos ocultos entre las toneladas de papel que acaban saliendo en balas listas para el transporte.
Al almacén del protagonista llegan restos de bibliotecas, libros destrozados y volúmenes valiosos bellamente encuadernados que, por error o por ignorancia, fueron condenados a la destrucción. Para este hombre, habitante de Praga y triturador de libros bien a su pesar, estos no son simplemente toneladas de folios prensados, sino extractos de vidas, compendios de sabiduría, enseñanza de grandes maestros, esencia de gloriosas aportaciones culturales para la Humanidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies