Un pedagogo ejemplar

01.05.2016 | 04:45
Román Álvarez
Román Álvarez

David Fernández Guzmán tuvo una existencia apasionante y no exenta de graves riesgos. Originario del Bierzo, fue maestro y director de la Escuela Normal de León. Estuvo afiliado a Unión Republicana, razón por la cual fue detenido en septiembre de 1936 y llevado al campo de concentración de San Marcos, tras una breve estancia en la cárcel del Castillo, tétrico lugar en plena zona amurallada de León y ahora reconvertida en Archivo Histórico. Los presos de San Marcos salían, por regla general, para ser ejecutados. Por eso no levantó sospechas que un militar sacara a David sin mayor problema, presumiéndose el destino que le esperaría en cualquier descampado de las afueras de la ciudad. Como a tantos otros. Por fortuna, el militar era de la familia y David pudo salvar la vida, eso sí, a costa de pasarse tres años escondido en su propia casa, casi colindante con la prisión provincial por cuyas dependencias había pasado poco antes. Salió a la luz cuando su vida ya no corría peligro, pero fue apartado de las funciones docentes por "explicar doctrinas perniciosas" y dado de baja en el escalafón. A partir de ahí, se dedicó a la abogacía para poder mantener a su familia. Por fin, en los años cincuenta fue restituido a su puesto y ejerció como director de la Escuela Normal hasta su jubilación en 1963.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies