Demografía y productividad

01.05.2016 | 04:45
Joaquín Leguina
Joaquín Leguina

El presidente del BBVA, Francisco González, se preguntaba días atrás por qué la productividad en los países desarrollados viene decreciendo (o creciendo a menor ritmo) desde los años setenta.
Medir la productividad de una economía no es cosa fácil, en primer lugar porque el concepto mismo de productividad es ambiguo y los estadísticos sabemos que los conceptos ambiguos conducen siempre a mediciones incorrectas. Mas, sea como sea, basta echar mano de la Demografía (disciplina cuyos conceptos son siempre claros) para encontrar una apoyatura con la cual explicar desde lo lado de la demanda esa aparente contradicción entre el rápido avance de la tecnología y el paso cansino de la productividad. Veamos:
La tasa de natalidad en España y otros países desarrollados lleva cayendo 150 años o más. Pero como la mortalidad infantil y juvenil disminuía a ritmo aún más rápido, no sólo no se notaba que nacieran menos niños, sino que el saldo positivo entre nacimientos y muertes aumentaba, lo cual dio lugar a los grandes crecimientos de población, pero precisamente a partir de los años setenta las cosas se pusieron peor.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies