Las postrimerías

01.11.2015 | 04:45
Román Álvarez
Román Álvarez

Los parlamentarios han recogido ya sus ordenadores portátiles, teléfonos móviles y algún que otro papel pulcramente depositado antes sobre su impoluta mesa de trabajo. Tras cuatro años calentando poltrona, pensarán que eso de las postrimerías tiene que ver con la postrera vez que arrellanaron sus posaderas en los sillones del Congreso. Triste sino el de quien no haya sabido postrarse con más unción en el besamanos del líder para asegurarse un puesto cómodo en las próximas listas. Triste sino tras haber pegado tanto cartel electoral en anteriores campañas, ahora postrimeras.
No me refiero a estas postrimerías. Hoy se conmemora la festividad de Todos los Santos. Y mañana la de los Fieles Difuntos o fiesta de los muertitos, como dicen en algunas regiones de México. La pasada semana, hablando a mis estudiantes de unas obras de la literatura medieval en las que los personajes simbolizaban abstracciones, salieron a relucir las postrimerías. Por curiosidad, pedí que levantaran la mano los que hubieran oído alguna vez la palabreja: ni uno solo entre más de ciento cincuenta. Uno se alegra por ellos, porque han vivido una educación sin amenazas de perpetuas condenas en el más allá, pero se lamenta de la falta de conocimientos acerca de cuestiones que, seamos creyentes o no, han ido conformando un secular sustrato en nuestra civilización judeocristiana.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies