Los ojos sobre Ávila

31.10.2015 | 04:45
Alberto Estella
Alberto Estella

Una vez dije que Salamanca era una ciudad para pecar y Ávila una ciudad para arrepentirse, sin recordar donde lo escuché, si es que no me lo inventé. Lo cierto es que Ávila no parece hecha para el jolgorio, sino para el rezo y la reflexión. Por ejemplo, para diseñar una estrategia y componer un programa político. Mañana la Ejecutiva de Ciudadanos, asaltará sus murallas y tomará esa "ciudad de cantos y santos". La elección no es inocente, entraña una formidable carga simbólica. Ávila es, también, la "ciudad de los caballeros", aunque sean de Cebreros, como Adolfo Suárez, fundador de aquella Unión de Centro. Es, además, el distrito por el que fue diputado de Alianza Popular el joven José María Aznar, en la desaparición de UCD y las postrimerías del CDS, y desde donde programó su toma del poder en Castilla y León, con un viaje al centro que le llevó más tarde a La Moncloa. En fin, su ermita de la "fuente del sol" „Sonsoles„, da nombre a la esposa abulense de Rodríguez Zapatero, y esa Virgen fue testigo de la boda de la hija del militar de Intendencia y el pucelano-leonés, que desgraciadamente presidió el gobierno de España.
Adolfo Suárez estudió derecho en Salamanca „como luego hizo su "nieto" Ángel Acebes„. A su ocho veces centenaria Universidad acudió también hace quince años un estudiante de la barcelonesa Ramón Llul, de 21 añitos, llamado Albert Rivera. Y aquí se graduó en oratoria, porque ganó con su equipo la Liga Nacional de Debate Universitario, contra otros 61 equipos de 37 universidades de toda España. Su desparpajo y esa retórica le valieron años mas tarde para fundar un partido e ir derrotando, tan sonriente, adversarios políticos. Y hace unos días para comerse con patatas, en un debate televisado, a Pablo Iglesias.
¿Es Rivera el nuevo Adolfo Suárez? Juega a ello. Tiene análoga telegenia que aquel seductor "chuletón de Ávila"; emula a quien le pisó la novia (la derecha) a Fraga, porque le quiere birlar la novia a Rajoy, pero también a Pedro Sánchez; posee semejante ánimo de concordia, en esta encrucijada de España, no tan delicada como la que afrontó Suárez ( ETA no actúa, el Partido Comunista no es el coco, y el Ejército es constitucional); mantiene parecida fe en sus ideas, aunque no está descaminado Ignacio Camacho cuando opina que le acecha la tentación de hacer política de izquierda?con los votos de la derecha.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies